lunes, enero 11, 2010

Se terminó

Yo no sé cómo estoy acá sentado escribiendo esto, habiendo comido aunque sea una vez un yogur. Debe ser que renuncio a ciertas cosas fácilmente. Como cuando uno come yogur. Uno lo abre y hay mucho. Con la cucharita lo va bajando. Y llega un momento en el cual ya no queda casi nada, pero siempre algo queda. Entonces uno empieza a pasear la cuchara por las aristas, juntando un poquito por acá, después agarrando de los bordes y empujando hacia abajo o hacia los costados. Y el ya famoso ruido "toc, toc, slup, slup". Y después de juntar algo que debe caber en un octavo de la cucharita, uno lo traga y siente más el gusto del metal que otra cosa.

Pero todavía se ven restos de yogur por ahí y por allá. Entonces de nuevo, y ahora sólo un veinteavo de la cucharita. ¡Pero todavía queda! ¿Cuándo parar? Entonces uno renuncia. Uno es débil. Y no quedaría elegante lamer el fondo del potecito, ni siquiera tenemos una lengua larga como la de un perro. Así que uno intenta olvidar el asunto, poner la mente en blanco o pensar otra cosa. Y entonces uno se sienta a escribir en su blog.

2 Comentarios:

Blogger Lorenza escribió:

¿Estás trise Ary Manzana?

Si termina.. vendrá un yogurth mejor, quizá un souflè...


Ya volverá..

(:

8:48 p. m.  
Blogger Marcelo Daniel escribió:

excelente artículo. Como de acciones tan sencillas podés hacer algo interesante. Hay que explotar eso Ary Manzana!

saludos!

Marcelo

12:27 p. m.  

Publicar un comentario

<< Página de inicio